miércoles, 14 de agosto de 2013

Intelectuales y monigotes

El inspector entró en habitación. Tanto las persianas como las cortinas estaban cerradas. Sin embargo la estancia estaba totalmente iluminada. Los fotógrafos estaban terminando su trabajo, y en breves momentos el cadáver sería recogido y llevado al depósito. 
Miró hacia una de las paredes del salón. Parecía como si alguien hubiera arrancado con fuerza los cuadros que antes lo decoraban, y que ahora se encontraban en el suelo hechos añicos. 
Dalís, Pollocks, Picassos, destrozados. Copias, pero destrozadas. Aquella limpieza decorativa no cabía duda de que había sido hecha por El Asesino. 

Era su modus operandi. 

En los casos anteriores, la escena del crimen era muy parecida a en la que ahora se encontraba presente, solo que en esta ocasión, como en las otras, las palabras escritas en la pared, con lo que parecía, la sangre de la víctima, eran distintas. Rezaba: 

"Oi un inteletual menos caminara por la tierra yenandola de palavras bacias."

El inspector se estremeció. Era la cuarta vez en ese mes que sentía ganas de arrancarse los ojos. A pesar de las aberraciones ortográficas, no pudo evitar pensar que el asesino tenía en cierta medida el don de la palabra. 

En los periódicos lo habían llamado El Asesino de la RAE. Tenía éste, tanto a la policía como a los medios intrigados. Algún periodista sensacionalista, había publicado en el periódico en el que trabajaba, los pocos datos que la policía sabía de los crímenes. 
¿Quién se lo había dicho? ¿Cómo se había enterado? 

Tardó en descubrirse que un policía corrupto había vendido esa importante y confidencial información por media docena de donuts glaseados. "Fueron los mejores donuts que comí en mi vida", dijo el día que lo interrogaron. "Después de eso dejé a mi mujer porque sabía que nunca me haría feliz como esos quince minutos de felicidad que me proporcionaron aquellos dulces redondeados."

miércoles, 29 de mayo de 2013

Statu no quo

- ¿Cuáles son tus gustos?
- Me gustan los musicales postmodernos.
- Pues menuda basura.
- Me gusta fumar.
- Pues es un mal vicio.
- Me gusta beber.
- Pues es fatal para la salud.
- Me gusta dormir hasta tarde.
- Pues pierdes parte del día.
- Me gusta practicar sexo.
- Pues...
- Me gusta perder el tiempo, no que me lo hagan perder.
- Pues que falta de consideración. ¿Qué mas?
- No me gusta tu cara.

viernes, 8 de febrero de 2013

Tierra

Hoy estás más hermosa que nunca,
tu vestido de tonos verdes
y tu cabellera recogida con gracilidad.
El pianista está en la cumbre
tocando hasta que se derrumbe
hasta que te derrumbes. La eternidad.
El sol te ilumina volviendo si cabe
tu belleza aún más cautivadora
más eclipsante.
Y aquí estoy yo, es una esquina agazapado
contemplando
la refulgente religiosidad que desprendes.
Gracias a ti creo en Platón,
gracias a ti creo en un Dios único gaseoso,
gracias a ti creo en el amor más allá de la unión de dos personas.

martes, 7 de agosto de 2012

Flesh for fantasy

Deberías darle al botón del STOP antes de llegar a la parada del autobús. Si no lo haces puedo dar un frenazo. (La sangre correría por el pasillo. Las caras se desfigurarían al empotrarse con el asiento de adelante).
El conductor hace esas recomendaciones a una joven. Ella no lo escucha, ya está bajando del bús.
Yo lo oigo, sin embargo no lo esucho.
Estoy ensimismado. Estoy en el bus, en un viaje psicodélico, leyendo un libro de asesinatos, trato de estar atento. Sé quien será el próximo en morir.

sábado, 4 de agosto de 2012

Una gota, dos gotas... doscientas veintitrés gotas...


Con cada gota que cae, una ilusión muere,
con cada gota que cae, una pasión crece.

El suelo hoy está mojado, es posible que resbale,
el suelo está mojado, es posible que hoy me enamore.

Seré un general romano a la deriva,
que morirá con los suyos cuando se hunda el trirreme.
Seré Gene Kelly bailando calle abajo
enamorado de la vida, enamorado del propio amor.

Me pintaré como una puta, y seré una puerta
me lavaré el pelo sin suavizante, y seré una escoba.
Me dejaré bigote y seré Charles Chaplin,  Friedrich Nietzsche,
Salvador Dalí, Groucho Marx y Pancho Villa a la vez.

El suelo se ha secado, es posible que hoy no muera.
el suelo se ha secado, es posible que hoy mi vida comience.

Con cada gota que cayó, un Stark murió,
con cada gota que cayó, una mente enloqueció.